Contacto: [email protected] / 022 575 28 18

CONSULTA EXPRESS 0900 158 158 (CHF 2,50/min)

Los peligros del "pensamiento positivo". ¿Existe la felicidad?

felicidad pensamiento positivo sentimientos emociones
pensamiento positivo y felicidad

[Para ofrecerle una visión lo más completa posible de los temas que tratamos, este artículo es una dirección diferente deun blog anterior sobre el pensamiento positivo].


También conocido como "psicología positiva", el "pensamiento positivo" ha ganado recientemente importancia, no sólo entre psicólogos, trabajadores sociales, entrenadores de vida y terapeutas, sino también en toda la literatura de desarrollo personal.

Sin embargo, hay pruebas que sugieren que el enfoque tiene un lado negativo.

El consejo más común del "pensamiento positivo" es que debemos vivir el presente y vivir el momento. Esto nos ayudaría a ser más positivos y a evitar tres de los estados emocionales más infames: el arrepentimiento, la ira y la preocupación.

En última instancia, esto sugiere que evitemos centrarnos demasiado en los remordimientos y la ira por el pasado, o en las preocupaciones por el futuro.

Parece una tarea fácil. Pero el cerebro humano está cableado y hecho para vivir en el pasado y en el futuro. En comparación con otras especies, la supervivencia humana depende en gran medida del aprendizaje y la planificación. No se puede aprender sin vivir en el pasado, y no se puede planificar sin vivir en el futuro.

El remordimiento, por ejemplo, que puede hacernos sufrir cuando reflexionamos sobre el pasado, es un mecanismo mental indispensable para aprender de los propios errores y así evitar repetirlos.

Preocuparse por el futuro también es esencial para motivarnos a hacer algo que es algo desagradable hoy, pero que puede crear un beneficio o ahorrarnos un dolor mayor en el futuro. Si no nos preocupamos en absoluto por el futuro, es posible que ni siquiera nos molestemos en obtener una educación, mejorar nuestras habilidades, responsabilizarnos de nuestra salud o ir de compras.

Al igual que el arrepentimiento y la preocupación, la ira es una emoción útil y protectora. Nos protege de los abusos e invita a quienes nos rodean a respetar nuestros intereses y valores. La investigación ha demostrado incluso que un cierto grado de enfado en las negociaciones puede ser útil y conducir a mejores resultados.

Además, las investigaciones han demostrado que los estados de ánimo negativos en general pueden ser muy útiles, ya que nos hacen menos crédulos y más escépticos.

Los estudios han estimado que el 80% de las personas tienen un sesgo de optimismo.

Para explicar este sesgo de optimismo, todos hemos asumido riesgos sin considerar que estamos en peligro, ya sea montando en bicicleta sin casco o conduciendo por encima del límite de velocidad. Aunque estas situaciones pueden representar un riesgo, no es infrecuente subestimar el riesgo cuando nos involucramos personalmente. El sesgo es que la gente tiene la creencia errónea de que personalmente corre menos riesgo que los demás.

Un breve inciso sobre la situación sanitaria que vivimos. En 2020, mientras se producía la pandemia mundial del virus COVID-19, varios miles de personas se reunían en playas y pubs, o incluso celebraban fiestas, ignorando los riesgos para la salud. El sesgo de optimismo puede haber desempeñado un papel en estos comportamientos, ya que algunas de estas personas parecen creer que están menos preocupadas por los riesgos del virus que otras, mientras los medios de comunicación informan de las muertes por COVID-19.

Este sesgo de optimismo puede llevarnos a tomar decisiones poco meditadas, como poner todo nuestro dinero en un proyecto con pocas posibilidades de éxito o dejar un trabajo estable creyendo que el destino nos deparará algo mejor.

Entonces, ¿es necesario seguir siendo un fanático del optimismo?

El sesgo de optimismo está relacionado con el exceso de confianza. Creer que, en general, somos mejores que los demás en la mayoría de las cosas, desde la conducción hasta los conocimientos científicos. El exceso de confianza puede convertirse en un problema en las relaciones. También puede impedir que nos preparemos adecuadamente para una tarea difícil, y culpar a los demás cuando finalmente fracasamos.

El "pesimismo defensivo", por otra parte, puede ayudar a las personas ansiosas, en particular, a prepararse fijando un listón razonablemente bajo en lugar de entrar en pánico, lo que facilita la superación de los obstáculos con calma.

El excesivo enfoque del "pensamiento positivo" en la felicidad, y su afirmación de que tenemos pleno control sobre ella, también es perjudicial. Al fin y al cabo, si tenemos pleno control sobre nuestra felicidad, ¿cómo podemos culpar a un periodo de desempleo, a la desigualdad social o a una situación financiera precaria? La verdad es que no tenemos un control total sobre nuestra felicidad y tenemos que tener en cuenta ciertos criterios económicos y sociales.

La vuelta al realismo es esencial.

Creer que se puede arreglar un problema simplemente centrándose en las emociones positivas cuando se está en peligro financiero o de relación o se ha sufrido un trauma importante es, como mínimo, ingenuo. No tenemos un control total sobre nuestra felicidad y luchar contra esto puede hacer que la gente esté más triste que feliz.

Ordenar a una persona que sea feliz no es muy diferente de pedirle que no piense en un elefante rosa. En ambos casos, su mente puede ir fácilmente en la dirección opuesta. No poder alcanzar el objetivo de ser feliz añade una frustración y un sentimiento de culpa importantes.

¿Es la felicidad realmente el valor más importante en la vida? ¿Es algo estable que pueda durar en el tiempo? He aquí una cita que puede darte una respuesta: "El propósito de la vida no es ser feliz. Es ser útil, ser honorable, ser compasivo, marcar la diferencia, haber vivido y vivir bien".

Benoit Zwick, Director de la ISHP

¿Quiere llevar su productividad personal al siguiente nivel?

No espere a ponerse en contacto, tenemos exactamente lo que necesita.

Reserve su llamada de información